Como cambiar un pañal

 

Bienvenido al maravilloso mundo del cambio de pañal! Si has llegado aquí porque necesitas aprender a cambiar pañales porque vas a tener un bebé, déjame decirte… FELICIDADES! Te esperan momentos preciosos y únicos. Y de los primeros que vas a vivir va a ser el cambio del pañal, así que toma nota de todo!

Si te sirve de ayuda, puede que tu bebé use unos 6.000 pañales a lo largo de su infancia, así que si el primero no te sale del todo bien no te preocupes, tendrás tiempo para practicar! 🙂

Cambiar el pañal a un bebé requiere algo de práctica, por eso en ¿Quenecesitamibebe? hemos preparado una pequeña guía que estamos seguros que te será de mucha ayuda.

 

¿Qué necesitas para cambiar un pañal?

Para cambiar un pañal, primero de todo, necesitamos a un bebé con un pañal sucio, y este tiene que estar en algún lugar cómodo y seguro. Teniendo en cuenta la diferencia de altura entre tú y el bebé, te recomiendo que tú también estés cómoda (o cómodo) por lo que lo primero que necesitas es un cambiador o una superficie un poco alta, ancha y muy estable para poder dejar al bebé. Créeme, si no quieres acabar con la espalda doblada agradecerás mucho un buen cambiador y ten en cuenta que éste te permite tener los pañales y las cremas muy a mano.

Una vez colocado el niño, lo que tienes que tener a mano es: un pañal limpio (¿qué pañal?, aquí te lo explico), toallitas húmedas o una pequeña palangana con agua a 37 grados con una esponja y crema protectora (opcional para cuando tenga alguna pequeña irritación). Llegados a este punto te diría que también eches un ojo a alguno de estos consejos que aquí te cuento!

 

Cambiar un pañal paso a paso

1.- Coloca al bebé boca arriba en el cambiador. Si no dispones de uno, déjalo en una superficie segura, sólida y cómoda. Siempre que sea posible que sea una superficie de algo más de 1 metro de altura.

2.- Con cuidado, quítale la ropa de cintura para abajo. Si no es posible por el tipo de prenda que lleva,  quítasela, déjalo con el body y abre los clips de seguridad de entre las piernas para levantarlo y dejar el pañal sucio a la vista. Revisa que no haya habido alguna fuga por las piernas o por la espalda.

3.- Abre las cintas adhesivas que mantienen el pañal cerrado que están en la zona frontal, a la altura del ombligo. Abre el pañal y levanta las piernas del bebé con cuidado (las dos piernas las coges con con una mano, sí…). En el caso de que haya caquitas usa la parte delantera del pañal para retirar lo que puedas que lo suciedad de las piernas o el culito (siempre en dirección al ano, para evitar posibles infecciones). Retira el pañal y déjalo a un lado donde el bebé no pueda llegar.

4.- Con las piernas aún cogidas, coge la esponja humedecida o una toallita y limpia toda la zona con cuidado (recordad de hacerlo siempre en dirección al ano). Si tu bebé es un niño no intentes limpiar en pene separando el glande y el prepucio, aún no debes separarlo!

5.- Con una toalla suave seca muy bien toda la zona. Procura que no te quede ninguna zona humedecida ya que eso podría provocar irritaciones.

6.- Ahora es el turno de los productos para prevenir las irritaciones. En el caso de que vuestro bebé necesite que apliquéis alguna crema, con cuidado os la ponéis en el dedo y la repartís uniformemente por toda la superficie irritada. No es necesario aplicar mucha cantidad!

7.- Si tu bebé está tranquilo, aprovecha para cerrar el pañal sucio que has retirado antes. Si tu bebé es muy movido ya lo harás al acabar con más tranquilidad.

8.- Coge el pañal limpio que has preparado previamente, ábrelo y con una mano vuelve a coger las dos piernas de bebé y coloca el pañal debajo del culito de tu bebé. Despliega la parte delantera, colócala por delante y asegúrate que la parte delantera está a la misma altura que la parte trasera.

9.- Usa las cintas adhesivas laterales que hay en la parte de atrás del pañal para llevarlas a la cintura y cerrar el pañal dejando un poco de margen para que no le apriete.

10.- Finalmente revisa que esté bien cerrado, que no haya ninguna arruga o ningún pliegue que le pueda hacer daño, ya que fácilmente le puede provocar rozaduras.

Ya veréis que, momentos como este los vais a vivir muchas veces al día y al final dominaréis la técnica perfectamente! Lo importante es estar cómodos y asegurarse que el pañal está bien cerrado y no pueden haber fugas no deseadas!

Como una imagen vale más que mil palabras os compartimos un video para que veáis, en vivo, cómo se cambia un pañal.

A disfrutar de vuestro bebé! 🙂

 

Nuevos productos

Por si no tienes bastante, te mostramos los productos de la marca que acaban de salir al mercado, para que siempre estés a la última!

 

Contenido relacionado

Última actualización el 2021-11-27 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados